¿Por qué usar productos sólidos?

Los sólidos son productos ecológicos elaborados con ingredientes naturales, que eliminan el uso de envases, y empaques plásticos, ya que suelen venir envueltos en papel, o cajas de cartón reciclado; además, ahorran hasta 60% de agua en su producción, y duran 3 a 6 veces más que un producto embotellado.

Hoy, el planeta sufre de una crisis ambiental sin precedentes. La industria cosmética solamente produce 120 billones de envases anualmente, y hemos inundado nuestros ríos, lagos, mares, y océanos de desechos plásticos, que después de tirarlos se tardan 450 años en degradarse.

Los sólidos eliminan plásticos y ahorran hasta 60% de agua en su producción; además, un sólido equivale a 3 botellas de plástico medianas y dura hasta 80 lavados.

• Ahorra agua

Requiere 60% menor cantidad de agua en su producción, y además, los shampoos sólidos pueden llegar a ahorrar casi medio millón de litros de agua por año.

• No más plásticos

Los sólidos eliminan las botellas de plástico y suelen venir envueltos en papel o cajas de cartón reciclado.

• Mayor duración

Los shampoos embotellados son 80% agua y en cambio, una barra de shampoo sólido está súper concentrado y te puede durar hasta 4 meses.

• Minimalismo puro

Los sólidos ahorran espacio, son livianos y por ser concentrados, no tienes que preocuparte por derrames de líquidos.

• 100% naturales

Elaborados con ingredientes naturales y aceites puros que vienen de la naturaleza, nos aportan sus propiedades y se reintegran fácilmente.

• Cuidan el medio ambiente

Son libres de crueldad, no contienen parabenos ni sulfatos que son los principales contaminantes de nuestros mares, ríos y lagos, y no contienen aceite de palma, ingrediente vinculado a la deforestación, al cambio climático y al desplazamiento de comunidades indígenas.

Apenas hace 70 años, el mundo vivía sin plástico, y si regresamos aún más el tiempo, la sustentabilidad y el cero desperdicio eran parte de la cultura del México antiguo.

Para nuestros antepasados, los recursos naturales simbolizaban la vida, y los desperdicios eran recursos valiosos que recuperaban, reutilizaban, reciclaban, y utilizaban de manera productiva; además, eran expertos en herbolaria, y en higiene personal natural.

Esto nos llena de orgullo por nuestras profundas raíces indígenas, porque las respuestas siempre han estado aquí, en México, en nuestra ancestría. Y nos urge volver a aprender el estilo de vida de nuestros antepasados, porque el futuro de la Tierra está en nuestras manos.

Etiquetas: Edición 94