Monserrat Ocampo

Nacida en Cozumel, Quintana Roo, Monserrat Ocampo Sánchez es una atleta de alto rendimiento de patinaje de velocidad. Con tan solo 24 años de edad, le apasiona lo que hace y probar cosas nuevas. Le gusta montar bicicleta, el gimnasio, practicar otros deportes, y pasar tiempo con su familia, novio, y amigos.

Continuar leyendo

Alain Phillips

Nacido en la Ciudad de México, desde muy pequeño tuvo el don de percibir y experimentar sus emociones de manera diferente. “Sentía con mucha más intensidad y me tomó un tiempo descubrir que soy émpata y puedo percibir de manera más intensa también las emociones de los demás. Desde pequeño tengo premoniciones en sueños, y sé cosas que no sabía cómo las sabía, hasta que conecté con la inteligencia de mi corazón. Soy intuitivo, curioso y aventurado, con un sentido de conciencia y consideración por mi prójimo desde niño”.

Continuar leyendo

Lorena Ancona

Nacida en Chetumal, Lorena pasó los primeros años de su vida en Mérida pues su familia es yucateca y luego, a los 5 años de edad, se mudaron a Cancún. “No tengo muchos recuerdos de esa época, pero uno muy presente es que siempre había abejas en el patio trasero ya que mi abuelo tenía una empresa de miel y jalea real, y mi madre ayudaba
a envasar la miel contenida en grandes tambos. En 1985 nos mudamos mis padres y hermanos a la ciudad de Cancún. Era un Cancún muy pequeño que recuerdo con mucho cariño pues fue una infancia muy libre, vivíamos en una calle tranquila, no pasaban casi autos y jugábamos cada día en la calle hasta que caía la noche y los murciélagos nos espantaban volando muy cerca de nosotros en la oscuridad. Tengo 2 hermanos mayores, mi hermano Lorenzo me lleva 10 años y mi hermana Lourdes es 6 años mayor, así que yo era la pequeña y debo confesar que jugaba mucho sola”.

Continuar leyendo

Elizabeth Mercado

Nacida en San Luis Potosí, México, Elizabeth tuvo una infancia muy divertida, ya que al ser la cuarta de cinco hermanos, nunca faltaban los chistes, las risas y los juegos. “Mi mamá nos enseñó a ser muy dedicados y comprometidos en lo que elegíamos hacer. Por otro lado, mi papá nos inculcó muchísimo el deporte y la aventura, siempre íbamos a acampar y a caminar a los cerros. Éramos muy unidos entre hermanos, y nos enseñaron a siempre defendernos y cuidarnos entre nosotros. Fue realmente maravillosa mi infancia”.

Continuar leyendo