Los Herbívoros Héroes del Arrecife

Probablemente todos hemos oído hablar del arrecife coralino, pero ¿realmente sabemos lo importante que es, los beneficios que nos brinda, y, sobre todo, cómo funciona esta máquina perfecta debajo del mar? Existen diversos organismos clave para un equilibrio ecológico que nos permita tener arrecifes saludables y de esta manera tener protección en la zona costera donde vivimos, alimentos como pescados y mariscos, formulación de medicinas, momentos de recreación y un sin fin de beneficios como el “simple” oxígeno que respiramos todos los días.

En la iniciativa Arrecifes Saludables para Gente Saludable (HRI, por sus siglas en inglés) hemos trabajado durante los últimos años en conservar 3 de estas especies clave: cangrejo rey (Maguimithrax spinosisimus), erizos diadema (Diadema antillarum), y peces loro (diversas especies). ¿Cuál es el secreto de estos 3 animales? Son los herbívoros ¡héroes del arrecife! Todos ellos se encargan de comer las macroalgas que crecen en exceso sobre los corales, que limitan la entrada de luz, consumiendo su espacio, evitando el asentamiento larval y de esta manera frenando que el coral cumpla con sus funciones vitales, eventualmente matándolo y perdiendo estas estructuras coralinas, hogar de cientos de especies en el mar.

Debido a sus cada vez más reducidas poblaciones y bajo asentamiento de nuevas colonias, los corales constructores de arrecifes se encuentran en riesgo. En 2018, solo 7% de las colonias eran corales estrella (Orbicella spp.) y el 1% eran cuerno de alce/ciervo (Acropora spp.). Dentro de la iniciativa contamos con diversos socios de todos los sectores y algunos de ellos trabajan en restauración para incrementar la cobertura coralina. Los investigadores de Coralium/UNAM entrenan a conservacionistas y estudiantes de México y del mundo, en las técnicas de propagación de larvas. Buzos entrenados capturan cuidadosamente gametos de coral (óvulos/esperma) durante las noches de desove, los fertilizan en laboratorios “in situ” creando larvas de coral genéticamente únicas, les proporcionan sustratos para que se asienten y los juveniles se trasplantan al arrecife. Este enfoque aumenta el número de individuos y su diversidad genética. También se están explorando nuevas técnicas de criopreservación para crear bancos de semillas para futuras restauraciones. En Quintana Roo, la CONANP, el CRIAP-INAPESCA, Oceanus A.C. y otras organizaciones también se esfuerzan por restaurar la cobertura coralina utilizando fragmentos y microfragmentos de colonias de coral “madres”.

Todos estos esfuerzos deben ir acompañados de acciones que restauren el equilibrio y la función del arrecife. La proliferación de macroalgas amenaza la resiliencia de los arrecifes. El crecimiento excesivo de algas está relacionado con poblaciones bajas de herbívoros y contaminación de nutrientes debido al ineficiente manejo de las aguas residuales y actividades agrícolas insostenibles.

Estas son las tres estrategias que hemos estado probando para mejorar y restaurar la herbivoría: reproducir y reintroducir cangrejos rey, facilitar el repoblamiento del erizo Diadema y proteger los peces loro. Estas estrategias tienen que venir acompañadas con urgencia por compromisos regionales para reducir la contaminación por nutrientes y mejorar la calidad del agua.

El cangrejo rey del Caribe es un gran herbívoro arrecifal cuyo papel ecológico ha sido poco estudiado. Se alimenta de macroalgas carnosas y sus tasas de forrajeo pueden ser más altas que las de los peces loro. Para probar su potencial, HRI y sus socios, Fragments of Hope (Belice) y CRIAP-INAPESCA (Quintana Roo, México), trasladaron cangrejos adultos a dos arrecifes protegidos. Los arrecifes de parche en México mostraron una reducción más fuerte en las algas de tapete, mientras que Belice tuvo una disminución en algas de tapete y macroalgas carnosas. Ambos sitios observaron un aumento en las algas coralinas incrustantes, las cuales benefician proporcionando sustrato que promueve el asentamiento y el crecimiento de los corales. Ahora, como segunda fase, buscamos aprender a criar juveniles y determinar el tamaño y la densidad óptimos necesarios para restaurar la herbívora y ayudar a la sobrevivencia de los corales introducidos en los proyectos de restauración. Una vez que se adapten estas técnicas de maricultura, se transferirá este conocimiento a las comunidades locales, con el objetivo de incrementar la herbivoría en ciertos arrecifes y proporcionar oportunidades de alternativas económicas.

La recuperación del erizo Diadema antillarum en la región ha sido lenta, pero recientes aumentos en abundancia
(promedio 0.3 erizos/m2)
y altas densidades puntuales (> 1 m2)
son alentadores. Donde son abundantes, reducen las algas: sitios con > 0.5 adultos/m2 tuvieron una biomasa de macroalgas carnosas más baja. La falta de recuperación en la región puede deberse a la baja abundancia de adultos, pocos arrecifes topográficamente complejos, alta depredación o contaminación. HRI comenzó un nuevo estudio para aumentar los erizos Diadema en dos arrecifes en Roatán, Honduras. Se instalaron 5 “domos” para erizos en cada arrecife para proporcionar refugio contra los depredadores. Erizos de arrecifes cercanos con alta densidad fueron reubicados en cada domo y están siendo monitoreados para evaluar su supervivencia y su capacidad para reducir las macroalgas a su alrededor. Si se tiene éxito, protegiendo suficientes erizos puede incrementar la intensidad de forrajeo a niveles que muevan la balanza hacia un equilibrio de arrecifes dominados por corales.

Los peces loro, especialmente los de gran tamaño (superiores a 20 cm de longitud), son efectivos en el forrajeo de macroalgas y mantienen el sustrato de los arrecifes limpio lo cual favorece el crecimiento y reclutamiento de los corales. En nuestro Reporte del 2020, los peces loro (34%) y los cirujanos (17%) fueron los peces más abundantes en los arrecifes del Sistema Arrecifal Mesoamericano. Los peces loro grandes, aunque muy poco abundantes, estuvieron presentes en 89% de los sitios. La protección de peces herbívoros ha sido una de las principales recomendaciones por parte de HRI en la última década. Gracias al esfuerzo colectivo de socios y agencias gubernamentales comprometidas, el pez loro ahora está protegido en Quintana Roo, México gracias a la inclusión de 10 especies en la lista de especies protegidas NOM 059 y a su prohibición de pesca en la Reserva de la Biósfera Caribe Mexicano, en todo Belice y Guatemala, así como en las Islas de la Bahía de Honduras. La protección transfronteriza continua de especies con alto valor ecológico es crucial para garantizar servicios vitales del ecosistema y es un logro a escala mundial.

Todos estos esfuerzos de restauración del ecosistema están implementándose, pero necesitan aplicarse a mayor escala. Es necesario ampliar la cantidad de áreas totalmente protegidas (incluyendo las zonas de agregaciones reproductivas de peces) y fortalecer la aplicación de las normas de pesca. Es necesario mejorar el tratamiento de aguas residuales en toda la región para proteger la salud humana y de los arrecifes. Los patógenos y otros contaminantes de los lixiviados pueden causar enfermedades y proliferación de algas, reduciendo el reclutamiento y la supervivencia de los corales. Como verán, conservar y restaurar el Arrecife Mesoamericano, uno de los más importantes del mundo, no es tarea fácil, y requiere del esfuerzo no sólo de instituciones académicas, organizaciones de la sociedad civil y gobierno, sino del involucramiento de la comunidad para reducir todas las actividades y hábitos que tienen un efecto directo o indirecto sobre la salud del arrecife. Debemos vernos como un todo, responsables de respetar y mejorar el lugar en el que vivimos y tenemos el privilegio de compartir con otras especies y aún mejor, de explorar esos ecosistemas únicos en el mundo. Preocuparnos, ocuparnos y actuar es tarea de todos, la suma de pequeños cambios resulta siempre en un beneficio para el bien mayor de nuestros ecosistemas y de nuestra propia salud, que a su vez depende de estos. De aquí deriva el concepto “One Health” (Una Sola Salud) de las Naciones Unidas, donde nos invita a optar por un enfoque multidisciplinario para minimizar los daños y maximizar los beneficios al gestionar de manera conjunta a la población, los animales y la salud de los ecosistemas.

Para descargar nuestro Reporte de la Salud del Arrecife Mesoamericano 2020 visite: www.healthyreefs.org
Redes sociales:
Facebook: Healthy Reefs for Healthy People
Twitter: healthyreefs y healthyreefsMX
Instagram y You Tube: healthyreefs
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Etiquetas: Edición 96