Sabías que...

Llueve diamantes en Júpiter y Saturno

Desde hace tiempo los científicos tenían la hipótesis de que tanto en Júpiter como en Saturno los diamantes caen del cielo, y según nuevos estudios se pudo obtener más información.

Un nuevo experimento utilizó el láser de rayos LCLS del National Accelerator Laboratory para obtener las mediciones más precisas hasta el momento de cómo ocurre el proceso de lluvia de diamantes en estos dos planetas, y se descubrió que el carbono se transforma directamente en un diamante.

El investigador principal de este proyecto, Dominik Kraus, usó la difracción de los rayos X para demostrar ese proceso y, gracias al equipo del LCLS (Linac Coherent Light Source), pudieron lograrlo. Usaron un potente láser, calentaron poliestireno hidrocarbonado en lugar de metano, y generaron una presión equivalente a la ejercida por 250 elefantes en una superficie muy pequeña, a más de 4,700 ºC. Esto les permitió observar la conversión del carbono en diamantes, y también que el resto se divide en hidrógeno.

Los diamantes, más densos que el material que los rodea, llueven hacia el interior del planeta, y liberan energía gravitacional que se convierte en calor. Gracias a esta información, los científicos pueden trazar un plan para crear una sonda especial que explore la atmósfera y la superficie de los gigantes como Júpiter y Saturno.

Originalmente la Torre Eiffel fue construida para Barcelona

La Torre Eiffel, uno de los símbolos por excelencia de París, pudo ser española. Según se cuenta, Gustave Eiffel propuso la construcción de la Torre Eiffel para la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Sin embargo, el Ayuntamiento rechazó el proyecto pues creyeron que 300 metros de hierro no encajaban demasiado con la estética de la ciudad.

Esta negativa no impidió que Eiffel continuara con su empeño y volvió a presentar su proyecto en la siguiente Exposición Universal realizada en París, en donde lo acogieron con los brazos abiertos. Pensaron que la torre podía convertirse en un emblema para recordar aquel evento, y que al finalizar sería desmontada, sin embargo entusiasmó tanto al pueblo galo que acabó convirtiéndose en todo un ícono de la capital francesa.

La Torre Eiffel se terminó de construir el 31 de marzo de 1889 y todavía hoy más de 7,000 toneladas de hierro inundan el Champ de Mars de París, recibiendo a siete millones de turistas cada año.

El camarón mantis puede golpear con la fuerza de una bala

Este pequeño camarón no solo posee los ojos más extraños del reino animal, también tiene un golpe comparable con la fuerza de una bala de calibre 22.

La Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur llevó a cabo una investigación para descifrar este misterio y llegaron a la conclusión que la fuerza del golpe no se debe a que el camarón mantis tenga grandes músculos, sino a que posee patitas que se tensan como resortes, lo que le permite moverlas a velocidades de hasta 23 metros por segundo.

La pieza clave en el golpe de este tipo de camarones es una estructura en forma de silla de montar en el brazo justo por encima del garrote del animal. Esta forma funciona un poco como un arco y una flecha. Los músculos jalan de la silla doblándola como se haría con el arco de un arquero, y cuando se libera esa energía se transfiere al garrote.

Los científicos también encontraron que la forma de “la silla” en sí es importante porque le permite almacenar mucha energía mientras concentra la tensión en ciertos puntos en lugar de extenderse uniformemente.

Etiquetas: Edición 113